martes, 16 de octubre de 2012

DE LAS CAGADAS DE PALOMA Y SU SIGNIFICADO ESOTÉRICO

Esta foto es para disimular: aunque no estoy haciendo  mucho, algo es algo, no?
 

Sí, habéis leído bien.
Si en la antigua Roma las sibilas y sacerdotes leían las vísceras  de pájaros y bichos varios para determinar la procedencia o no de las acciones de un ejército, ¿es posible que una cagada de paloma en plena coronilla (o séptimo chakra ya que estamos) constituya un augurio en respuesta a una pregunta vital y trascendente?
Más claro, agua...;)

Ya no odio los viernes. No tiene sentido dado que todos los días debo llevar a Germán al cole en bus. Así que aprovecho para volver a casa andando. Hoy  he decidido dar una vuelta más larga de lo habitual y de hecho he encontrado los carteles que veis aquí, que ya  hacía tiempo que no encontraba nada jugoso.
La verdad es  que el trayecto no ha sido muy amable. Mucha gente (¿desocupada?) por la calle, mucha cara de palo, mucho auricular en la oreja (yo la primera), mucha gente joven y menos joven corriendo con mallas,  mucho ambiente denso, mucho pensamiento tipo run-run...
Mátate o mata a alguien con una moto gorda sin examen!


 La cosa se ha ido poniendo más oscura cuando me encuentro este cartel en una autoescuela: ¿se puede ser más cafre?
Qué pasa, que ahora cualquiera puede conducir una moto de gran cilindrada y 300 kilos sin tener que pasar un exámen?
Total, que en un momento determinado he pasado por un parque y me he dicho: nena, párate, siéntate en un banco, respira, medita un poco, tranquilízate, pasa de todo...

Así que ahí que voy tan feliz a alinearme los chakras (sonrisa pseudoescéptica) y en esas estaba cuando...chof!: cagada de paloma en toda la coronilla y correspondiente chorreo a lo largo del brazo.
Una cagada de éste debe ser dolorosa...











Veamos: ¿se trata de un buen o mal augurio?
Qué significa esta divertida anécdota, que los dioses se ríen de mí o que me dan una cuestionable confirmación de que, ya que la mierda es vida, hay vida después del fin del subsidio por desempleo?  

Irónicamente, minutos antes había fotografiado este pajarito supuestamente bañado en plata (¿y sólo 12 €?). Me ha gustado tanto que no he podido evitar fotografiarlo. Creo que me lo voy a comprar después de todo. ¿Bonito es, verdad? ¿Causalidad de Jung?... creo que mejor me olvido del tema. 
Por supuesto, me he lavado el pelo.

Tomémonos el tema con humor. ¿Qué otra cosa se puede hacer?
Por cierto, mis felicitaciones a Jhon Doe por su encuentreo con Iker Jiménez: no todos los días se topa uno con el Manolo Escobar del misterio. En 2001 me tomé un café a su lado en un congreso y me pareció un tipo apasionado y un poco ingenuo, pero buena gente.

También, a toro pasado (lo siento), felicidades por su cumple a mi queridísima Elena, que anda allá por las Alemanias. Que pienso mucho en tí y en tu familia, aunque no me guste hablar por teléfono. Te tengo en la cabeza cada día y te mando energía.
 
Y, por otra parte, un abrazo virtual de congratulación a mi compadre Guarrina. Disfruta estos momentos: son los mejores, cuando entre las suelas de tus zapatos y el suelo hay un vacío de unos 20 cm.
Y la foto del día: justo después de mi "accidente". Qué más da, si ya está aquí mi querido otoño...
Feliz martes a tod@s.

4 comentarios:

  1. ¡Hola! ¿Qué estás tejiendo? Pinta muy bien... - El cartelito sobre los perros es buenísimo. Ha conseguido arrancarme una carcajada :D - Me quedo con la imágen del otoño en tu ciudad... Ese ambiente "de comienzo de algo" me parece esperanzador (como poco, relajante). Besos.

    ResponderEliminar
  2. me congratula leerte; estos días, me acuerdo mucho de tí, preguntándome como habrá ido tu contacto con el curso y madrid; yo sigo con los 20 cm entre mis zapatos y el suelo; da un poco de vértigo, pero al tiempo es cojundo...
    besos y un enorme abrazo. te quiero, hermosa...

    ResponderEliminar
  3. me congratula leerte; estos días, me acuerdo mucho de tí, preguntándome como habrá ido tu contacto con el curso y madrid; yo sigo con los 20 cm entre mis zapatos y el suelo; da un poco de vértigo, pero al tiempo es cojundo...
    besos y un enorme abrazo. te quiero, hermosa...

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar